Exquisita selección de bebidas para este San Valentín

La Enoteca recomienda espumantes y vinos de suaves estructuras para compartir en pareja.

Santo Domingo, República Dominicana, Febrero de 2012. El amor está en el aire este febrero. Y la cadena de tiendas La Enoteca de Vinos S.A. quiere jugar a ser Cupido, recomendando a los enamorados dominicanos los vinos perfectos para armonizar con su cena de San Valentín.

Se trata de una selección de exquisitas bebidas provenientes del Nuevo Mundo, específicamente de las regiones vinícolas de Chile y California, caracterizados por sus vibrantes burbujas y suaves estructuras.

Para los que desean brindar por el amor eterno, los ejecutivos de La Enoteca recomienda el espumante Korbel, el de mayor reconocimiento en Estados Unidos, ya que ha sido brindado en las tomas de posesión de presidentes de esta nación y por reconocidos personajes de la alta sociedad. En esta ocasión, los interesados pueden optar por el Korbel Brut Rosé (con 90 puntos, en la revista Wine Enthusiast), un vino brillante y con cierta dulzura, de sabor fresco que recuerda fresas, cerezas y melón. Este armoniza muy bien con recetas de pollo ahumado, ensaladas a base de frutas o chocolate.

Los que han pensado compartir un vino blanco con su pareja, la más grande cadena de tiendas de vinos y bebidas espirituosas de República Dominicana propone el chileno 35 Sur Reserva Sauvignon Blanc 2011, intenso y elegante, ideal para acompañar mariscos de concha, pescados y comida asiática.

Una copa de tinto apasionado puede ser el elemento trascendental en una celebración de San Valentín. En este caso, se sugiere el vino 35 Sur Reserva Merlot 2010, de precioso color rojo rubí violáceo, con notas de frutos negros y sorprendente carácter. Este marida muy bien con pastas rojas o con hongos, pizzas con carnes, paellas de carnes o un buen filete miñón.

Por último, y para cerrar la noche, lo ideal sería un vino de postre como el Errázuriz Sauvignon Blanc Late Harvest 2010. Se puede utilizar como aperitivo, con un paté de foie gras, o acompañando un Crème Brûlée o un pie de limón o de Chinola.

Hay varias teorías sobre el origen del día de San Valentín. La que más llama la atención es la que se refiere a un sacerdote católico del siglo III en Roma, quien casaba a los soldados cuando el emperador de la época, Claudio II, lo prohibía, con la creencia de que el soldado soltero era más eficiente en el campo de batalla.

ARTICULOS ANTERIORES